Aprendí a dibujar mis primeras letras
en un colegio nacional,
en una clase llena de niños,
mientras guiaba mi mano
la mano de una maestra
que ya no recuerdo

Pero tomé conciencia
de como se juntaban esas letras en palabras, y las palabras en frases,
sobre el hule de la mesa de la cocina,
en cartas dirigidas a mis abuelos, al dictado de mi madre.

Ahora, cuando los últimos vestigios
de correspondencia personal
se atesoran en las cajas de cartón
donde se guardan los
recuerdos olvidados...

Ahora cuando ya ninguna ilusión
nos embarga al abrir el buzón, ...

Ahora que los correos electrónicos
no huelen a tu olor ...

... y los 'Te quiero' se escriben
en el aire ...

Ahora, mientras recuerdo aquellas
tardes de merienda
con pan y chocolate ...

... y busco sin encontrar
una cuartilla que mandarte ...

Ahora he leido en Internet que:
Se calcula que, en España,
139.000 personas al año
se escriben cartas a si mismas.

Tú me puedes escribir a mi ...

Prometo contestar.